NO. NO. NO.

 

*Nicolás Canosa

“Charly García escribió en el ’82 los dinosaurios, cuando todavía teníamos miedo, porque yo vengo de esa época. Cuando todavía teníamos miedo, y él escribió esa canción exorcizando ese miedo. Entonces, ahora, 35 años después, NO. NO. NO”.

Esas palabras las dijo Mollo en su recital, tras cantar “los dinosaurios”. La vibración de sus palabras, su rostro tensionado, las lágrimas al borde de deslizarse, la firmeza de su mensaje, sintetizan quizá un sentimiento profundo y arraigado en una gran parte del pueblo argentino que logra esquivar las agresiones simbólicas y físicas de un bloque de poder que pretende consolidar una nueva hegemonía en el país, en términos gramscianos, por la creación de consenso en la sociedad civil, buscando erigir la dirección moral, intelectual y cultural, pero que no descuida en ejercer la coerción desde las fuerzas represivas del Estado, lo cual demuestra en parte la debilidad de ese objetivo de “cambiar el alma”, en palabras de Margaret Thatcher o el “cambio cultural” que predica el macrismo, que les permitiría consolidar su proyecto político neoliberal, injusto y excluyente de las grandes mayorías.

Es una gran mayoría que dice NO ante la desaparición forzada de Santiago Maldonado, la cual excede a la filiación partidaria e ideológica del gobierno que fue reconocido mundialmente por sus políticas de Derechos Humanos en búsqueda de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Es una gran mayoría que dice NO, eludiendo la ofensiva mediática que busca quitar responsabilidades a quienes ejercen el gobierno del Estado y que atacan estigmatizando despiadadamente a aquellos que reclaman por esta causa, sean estos docentes, militantes, organizaciones sindicales o ciudadanos movilizados ante un hecho político que demuestra que este bloque de poder no tiene límites a la hora de buscar imponer su proyecto.

Es una gran mayoría que rehúye a la dirección moral, intelectual y cultural del país por parte de quienes, en rigor, buscan instalar un proyecto de muerte –como propusimos definir desde la Comunidad Umbral- no solo en Argentina sino en el mundo. Es un proyecto de muerte porque las corporaciones financieras que hoy tienen sus representantes en el gabinete del actual gobierno están vinculados a la creciente concentración de la riqueza y al enorme endeudamiento con el cual están sometiendo a las generaciones venideras a la dictadura del capital financiero. Porque está probado el afán de Patricia Bullrich y Mauricio Macri de someterse a la estrategia norteamericana para la región a través de acuerdos que implican capacitación de las fuerzas, compra de armas, por parte de los Señores de la Guerra como los define Francisco. Aquellos que cargan en sus espaldas la responsabilidad de desatar cientos de guerras, y en consecuencia, producir las crisis de refugiados que hacen que el mar Mediterráneo se conviertan en un cementerio humano. No sólo con Estados Unidos, sino también con Israel crecen los acuerdos en los ámbitos de seguridad y defensa, los culpables de mantener en una “cárcel a cielo abierto” a los palestinos. No por casualidad, nos visitará el  lunes 11 de septiembre Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, exponente de la extrema derecha sionista.

Es una gran mayoría que está por un proyecto de vida y que exige, que anhela, que reclama la aparición con vida de Santiago Maldonado.

 

FRAGMENTO DE  LAS PALABRAS DE MOLLO (CLICK EN ENLACE)

VID-20170909-WA0002

*Por Nicolás Canosa, estudiante de Sociología en UBA, responsable nacional del Frente Cultural del Peronismo Militante y responsable de relaciones internacionales del CENACK.