La ONU y sus límites en la autoridad ¿Un total fracaso?

 

*Ingrid Lorena Ortega Purmann

Introducción.

Mi ensayo estará basado principalmente en el cuestionamiento sobre el tipo de autoridad que ejerce la ONU dentro del actual escenario internacional con respecto a los países del tercer mundo sobre cuestiones de “paz”. Con eso, quiero analizar en paralelo con el documental “A camino de Badgad” disponible en youtube sobre las misiones de paz de la ONU. Voy a utilizar de ejemplo las misiones de paz llevadas a cabo en Bagdag, Irak en el año 2003 por las Naciones Unidas. El presente trabajo corresponde a una reflexión realizada luego de leer el estudio de caso “La descolonización y la emergencia del tercer mundo” (10/11/16).

Desarrollo.

En perspectiva de la información que recaudé en mi proceso de pesquisa, entiendo que la autoridad de la ONU desde dos extremos. La primera tiene que ver con sus órganos independientes (tal como el Secretariado) que en su caso, no corresponden, o al menos no deberían, a la representación de algún Estado. Esta situación puede dotar a la ONU de una permeabilidad normativa dentro de la organización. En un segundo plano, entiendo esta institución como un sistema, sobre la materialización de los principios y normas entre Estados dentro de las Relaciones Internacionales contemporáneas.

En cuestiones de representatividad, desde su creación en 1945 hasta la actualidad, la ONU posee un número cuatro veces mayor al de sus fundadores en su inicio. Sobre lo que refiere a la coerción y el uso de su fuerza, la ONU por lo general está sometida a las decisiones de un Estado-mayor, el cual regula el arbitraje sobre determinados asuntos, con el fin de instituir fallos a su favor, como es en el caso del Consejo de Seguridad y su derecho a veto.

El sistema de veto es uno de los elementos que limita el poder de la ONU, ya que esta no puede intervenir en un conflicto sin la debida autorización de los Estados involucrados. Esto quiere decir que si una decisión dentro del Consejo de Seguridad no es ratificada por los 5 miembros no es válida, haciendo que en una situación de crisis la intervención de las Naciones Unidas se vean obstaculizadas por los Estados declarados “soberanos”.

La ONU actúa como un vehículo político, legitimando las decisiones de otros estados en zonas conflictivas, debido a la pronta ineficacia del Secretariado. El simbolismo onusiano se ve determinado por su autoridad política, la cual no puede ser relacionada con la dimensión de autoridad política de los Estados-miembros.

Desde el ámbito normativo, las decisiones de la ONU pueden ser utilizadas como fuentes prescriptivas, impactando dentro del derecho positivo, ya que son consideradas de alta relevancia por el sólo hecho de “emanar” de las Naciones Unidas, revestidas del carácter vinculante sobre el derecho internacional. Las fuentes dentro de esta institución capaces de llegar a esta instancia son el Consejo de Seguridad y la Asamblea General.

En su carácter administrativo, el sistema ONU ha servido para realizar avances dentro de las relaciones internacionales contemporáneas debido a su faceta administrativa, incentivando a la producción de legislación administrativa internacional. Otro aspecto donde se mantiene fuerte la presencia del sistema onusiano se refiere también a las operaciones/misiones de paz, donde las decisiones empeñadas acaban siendo legislaciones internacionales del derecho  consuetudinario.

Es  menester tener en cuenta que dentro de las relaciones internacionales contemporáneas la ONU puede tener un papel importante en lo que respecta al poder político, capaz de atraer padrones de comportamiento, decisiones y todas aquellas lagunas dejadas por los Estados. Sobre su pretensión a ser universal, se ve dotada sobre lo que concierte a los Derechos Humanos únicamente. Respecto a su pretensión de imparcialidad, si bien la ONU a actuado en innumerables procesos de paz, algunas de sus decisiones pueden ser contradictorias. Posee una ventaja cognitiva debido a lo que esta institución en si representa.

Realizando un breve análisis del documental, es clara la diferencia entre quienes son los actores que sirven de “inspiración”, como si fuesen el espíritu de aquello que se crea, y la disparidad sobre quien lo realizó, el “auctor” como verdadero creador de aquello.  Son los considerados “auspices” quienes definen si las acciones humanas están (o no)  debidamente autorizada por los “dioses”.  Esto permite entender las bases de los mecanismos de funcionamiento de la ONU.

Desde la visión de H. Bull, se puede percibir la difícil convivencia entre las ideas de justicia y orden en los límites de una comunidad internacional de Estados, esto se refiere a la perpetuación del sistema vestefaliano de Estados. La tarea que desempeñan las grandes potencias se foca en la manutención de esa orden para dar continuidad al status quo establecido. En otra posición, ya desde el momento en el que la organización fue fundada, no pretendía representar o defender los ideales de justicia o equidad sobre un nivel global, simplemente tenía la misión de mantener el orden pos-guerra.

Sobre el documental  “A camino de Bagdad” se pueden notar las limitaciones de la ONU ante situaciones de conflicto desde una perspectiva bastante simple. La autonomía de la ONU es y siempre será limitada hacia las grandes potencias que mantienen una hegemonía sobre el orden mundial establecido. Otra problemática ronda acerca de que no existe un concepto universalista sobre los términos de justicia y equidad y más aún cuando se trata de zonas conflictivas que pertenecen a una cosmovisión del mundo totalmente diferente a la que nosotros consideramos “tradicional”.

El documental es claro y conciso al establecer que la ONU y su Secretariado deben responder siempre sobre los intereses y dictados de los Estados ante las decisiones sobre asuntos conflictivos, no es posible que los miembros de la ONU actúen mayoritariamente sobre su propio raciocinio ya que por detrás están aquellos Estados permanentes que tienen la capacidad de decidir por encima de ellos.

Otra problemática que limita el accionar directo de esta organización se refiere sobre el por qué de aquellas áreas conflictivas, si están íntimamente ligadas a esas grandes potencias o simplemente no responden al status quo establecido, o más bien, representan una seria amenaza a la misma. En el caso de Bagdad, cuando  Sergio Vieira de Mello, el entonces Representante Especial de las Naciones Unidas en Irak (2003) fue asesinado en plena misión.

Luego de este episodio,  la resolución 1511 del Consejo de Seguridad, instaba a reforzar aquel papel esencial dentro de Irak, con el fin de restablecer y crear instituciones nacionales y locales de un gobierno representativo, obligando al Secretariado General a cumplir las tareas mencionadas en el informe de Julio del 2003. Posteriormente en la resolución 1546 del Consejo de Seguridad mantenía que las Naciones Unidas debían desplegar su papel de líder sobre este proceso de “transición” Iraquí. Esto establecía al Secretariado General un papel en que la ONU pudiera jugar sobre las circunstancias permitidas.

Lo alarmante de la situación también encara sobre la visión generalizada que se obtiene de la ONU, ya que a medida que transcurre el documental uno puede ir entendiendo que no todos van a avistar esta organización como algo independiente a las decisiones o a la política externa de Estados Unidos, pasándolos a ver como una “amenaza pasiva” o como infiltraciones para obtener recursos o informaciones.

Finalmente, una explicación relativa sobre el papel de la autoridad de la ONU puede establecerse en una grieta entre la gobernabilidad y la gobernanza ya que esta Organización debe luchar diariamente sobre diversas concepciones de los Estados-Miembro. Esto puede indicar que falta un proceso de reivindicación hacia los países emergentes del tercer mundo que no se encuadran dentro del prototipo idealizado establecido dentro del orden internacional actual.

Conclusión.

Para reflexionar, concuerdo con la idea planteada sobre la ONU ser vista como un vehículo político internacional, la cual actúa a favor de los Estados que ejercen su poder sobre ella. Es imposible analizar la ONU como una única estructura homogénea y generalizada, ya que al fragmentarla en diversos aspectos es posible realizar más de una conclusión.

Estas fragmentaciones me hacen llegar a la conclusión de que en algunos campos es posible hablar que las Naciones Unidas están dotadas de cierta autoridad y son capaces de desenvolver determinados mecanismos que puedan resolver controversias o aportar a ellas dentro del escenario internacional contemporáneo, pero su poder está lejos de ser llevado al campo práctico.

Con esto quiero decir que la ONU, desde su transcurso histórico se pronunció internacionalmente en cuestiones controversiales, es decir, estos pronunciamientos a veces son entendidos como contradictorios con algunos de sus objetivos, de pronunciamientos anteriores, e incluso de tareas llevadas a cabo por la misma organización.

Puede percibirse entonces que los “auspices” son aquellos Estados dotados de poder mayoritariamente coercitivo, lo cual generó una grieta abismal entre lo que podría considerarse como “auctor” (el espíritu del que crea) y el “artifex” (quien simplemente lo crea).

Asimismo, no quiere decir que la ONU haya fracasado enteramente, sino que hay partes de ella aún ligadas al manejo de Estados-potencia dentro del actual marco capitalista contemporáneo que nos permite entender que la ONU como autonomía 100% propia aún no es posible y no lo será hasta que ocurra alguna mudanza radical en el orden mundial ya establecido. Lo cual no quiere decir expresamente que haya fracasado, sino que aún debe pasar por un proceso   “políticamente enmancipatorio”.

*Ingrid Lorena Ortega Purmann. Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Federal de Integración Latinoamericana. Miembro del CENACK.

Bibliografía.

DAWISSON, Belém. “A ONU Tem Autoridade? Um exercício da Contabilidade Política”.  Rev. Brasilera de Política Internacional. 2007

GARCIA, Abad. “La UNAMI, la Seguridad y el Papel de la ONU en la Reconstrucción de Irak” Ed. Unisci Discussion Papers. Enero de 2005.

SAYURI, Juliana. “ Pós-11 de Setembro: críticas ao imperialismo nas páginas do Le Mondie Diplomatique”. Artigos Livre. 2016.

VIDEO. “A Caminho de Bagda”. Subido por Murillo Francisco Cason. 2012. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=xsJEhtMKJ2k. Acceso en Octubre del 2016.