La Europa Cristiana y la Muralla Bizantina

 

*Cristian Ariel Suarez

Hoy en día en el mundo hay casi 200 piases, algunos mas grandes que otros, algunos con mayor recursos, otros con menos y otros con una religión distinta a la otra. Sobre este último punto quiero detenerme un poco para analizar el porque hay países que comparten o no una religión determinada independientemente que la consideremos justa, ética o injusta, es algo que no se pondrá en tela de juicio en este momento.

Los continentes americanos tienen una mayoría de la población cristiana católica, al igual que Europa, debido a unos 300 años de colonización y exterminio de la población local, sumado a una fuerte inmigración europea, hicieron que se adoptara el cristianismo como religión oficial.

La segunda religión al mundo por cantidad de fieles es el Islam, cuya mayoría de población se encuentra en Medio Oriente, excepción hecha para Malasia e Indonesia en el extremo sudeste asiático. Mientras que hinduistas y budistas están en su gran mayoría en India y China respectivamente.

Pero ¿porque dicha distribución? ¿Porque los católicos están concentrados en Europa y los musulmanes en medio oriente?

Si nos remontamos a los orígenes del cristianismo vemos que el origen del Cristianismo no se da en Europa, cuyo centro en aquel entonces era Roma, capital del imperio más avanzado y extenso del mundo. El cristianismo nace en pleno medio oriente.

Tras la muerte de Cristo, sus apóstoles comenzaron a predicar su palabra en lo que era el mundo por entonces conocido que abarcaba todas las tierras del imperio romano prácticamente.

Pedro viaja a Roma, pero la Roma de hoy en día no es para nada la de hace 2000 años, el imperio profesaba una religión pagana politeísta, no aceptaba las ideas de un solo Dios divulgada por Pedro; esto le costaría a Pedro nada menos que seguir la suerte de Cristo, los romanos lo crucificarían en donde hoy se levanta el Vaticano.

Pero con el correr de los siglos, mas precisamente en el siglo III, los cristianos comenzaron a multiplicarse, y llevar a una crisis institucional del imperio que comenzó una larga y sanguinaria persecución a los seguidores de Cristo, debilitando la situación interna de Roma, que tenia abierto por aquel entonces diversos frentes internacionales, combatía contra los germanos al norte, los persas al este y contenía a los bárbaros sobre las orillas del Danubio, además de estar sacudida internamente por una sangrienta guerra civil.

Esto llevo a una división del imperio en dos, el emperador Diocleciano en 305 dividió al imperio en imperio romano de occidente con capital en Roma, y en imperio de oriente con capital en Constantinopla, ciudad construida justamente para que sea nueva capital.

Constantinopla goza de una ubicación geográfica estratégica ya que fue construida  sobre el estrecho del bósforo, actual Estambul, fue dotada de enormes y poderosas murallas que serian el garante de su prosperidad y larga vida.

En el año 324 el emperador Constantino el Grande fue proclamado primer emperador romano de oriente, y bajo su mandato una de sus medidas fue adoptar como religión oficial del imperio al cristianismo, para evitar que las sangrientas disputas de Roma se trasladen a Constantinopla, buscaba calmar los ánimos entre paganos y cristianos. La conversión de su imperio al cristianismo es precedida por dos países previamente, Armenia y Etiopia, respectivamente en el 301 y 325.

El imperio romano de oriente fue el primer Estado del mundo en adoptar la fe cristiana; pero era un imperio cuya mayor parte del territorio estaba en medio oriente. El imperio Romano de oriente tras la caída de Roma, pasaría a llamarse imperio bizantino, pero nunca se lo dejo de considerar como heredero de Roma.

Las tierras bizantinas iban desde Grecia, Macedonia, Bulgaria hasta Arabia, incluyendo el norte de África. Las mayores ciudades de dichas regiones todas eran cristianas, Alejandría en África seria cuna de grandes teólogos y lugar donde se formarían intelectualmente teólogos como Atanasio, considerado santo por la iglesia católica.

Con la desaparición del imperio romano occidental, Europa se fragmentó en varios Estados débiles en lucha entre si, pero la mayoría adoptaron la religión cristiana. El apoyo del papa de Roma era vital para sobrevivir para cualquier nuevo estado. Europa comenzó a transitar un lento camino hacia la cristianización luego de la caída de Roma, los nuevos estados comenzaron a buscar el apoyo del papa. Los actuales Estados de Francia, Inglaterra, Italia, por aquel entonces estaban dividíos en varios reinos y en el caso italiano en infinitas Ciudades-estados pequeñas que estaban bajo la total influencia del estado del vaticano que se extendía desde el tirreno al adriático dividiendo la península al medio.

Además la iglesia comenzó una cacería de infieles y una sistemática persecución a las mujeres que no aceptaban la palabra de Dios, o que se la consideraba poseídas por el diablo, cuyo final era morir en la hoguera. Además el papa creó un ejército propio para defenderse y luchar de los enemigos, y doblegar las voluntades de las ciudades y Estados europeos.

Por adhesión a la religión o por temor a las represalias papales Europa fue paulatinamente pasando de una fe politeísta a una monoteísta.

Pero la estabilidad del imperio bizantino y de la iglesia de Roma se vio fuertemente sacudida cuando Abu l-Qāsim Muḥammad ibn Abd Allāh al-Hāšimī al-Qurayšī, mas conocido mundialmente como Mahoma comenzó a predicar la existencia de un nuevo Dios, Allah.

Rápidamente comenzó a conseguir fieles quienes lo veían como el ultimo mensajero que Dios envió a la tierra, y bajo la palabra de Allah logro unificar toda la península arábiga el año 632.1

Tras la muerte el movimiento no perdió fuerzas, es más, rápidamente continuó su expansión al norte y este de Arabia.2

El ejercito musulmán, aprovechando el largo y duro conflicto que tenían bizantinos y persas se expandió sobre las tierras del actual Irak, parte de Irán, y rápidamente acorralaron al imperio bizantino quien pedio mucho territorio y quedó delimitado a la Anatolia, actual Turquía y parte del sur de Europa.

El ejército musulmán conquistó mas tarde la capital persa, poniendo fin al imperio homónimo, pero si bien su poderío era superior al de Bizancio, este imperio puso una tenaz y larga resistencia.

En varias ocasiones el Islam intento conquistar Constantinopla, pero las murallas de la cual era dotada y su posición estratégica hacía imposible cualquier conquista militar.

Derrotados una y otra vez los musulmanes en su intento de captura de Constantinopla se resignaron por largo tiempo a ingresar a Europa vía Anatolia, y comenzaron una expedición terrestre por el norte África, buscando expandirse en Europa ingresando por la península ibérica.3

La posición del imperio bizantino era delicada, si bien estaba en condiciones de defenderse de un asedio no podía ir a defender sus territorios en África que fueron conquistados rápidamente sin mayor resistencia por los árabes, quienes se arraigaran en esas tierras, tierras que habían sido cuna del cristianismo, ahora pasarían a ser ciudades musulmanas en el 662 dc.

El expansionismo árabe e islámico por el mundo fue constante, pero no pudo ingresar  en Europa, ya que el imperio bizantino, único imperio al mundo cristiano puso una férrea y larga resistencia al avance árabe.

Los reyes europeos emprenderían por varios siglos, unas guerras de religión contra los musulmanes, conocidas como cruzadas, esto le dio aire y estabilidad al débil imperio bizantino. Pero tras siglos de intentos de reconquistar tierra santa por parte de los europeos, se resignaron a que vuelvan a ser tierras cristianas, lo único que lograrían fue tener un protectorado donde los fieles cristianos pudieran ir a profesar su fe en los lugares santos de Jerusalén.

Largas y sangrientas cruzadas entre cristianos y musulmanos, retrasaron varios siglos la caída de Constantinopla, pero en el siglo XIII, las cosas cambiarían radicalmente.

En el año 1299 tras las victorias musulmanas sobre los cruzados europeos católicos se fundó el imperio Otomano con capital Söğüt, ciudad turca a 200 Km. de  Constantinopla, remplazando la anterior capital Damasco4.

Al inicio del siguiente siglo los bizantinos estaban acorralados, y su territorio era delimitado a lo que correspondía de la ciudad de Constantinopla y algunas tierras en Grecia.5

Durante el siglo siguiente Constantinopla resistiría 22 asedios en apenas 100 años, asedios turcos, rusos, búlgaros entre otros, pero su muralla de imponente tamaño era lo que postergaba su caída.

Bizancio tenía que reclutar mercenarios para pelear además de su ejército  oficial, porque el mismo no podía contener todos dichos asedios, para suplir dicha desventaja el imperio Constantinopla desarrollo una hábil diplomacia donde obtuvo exitosos resultados en negociaciones con los otomanos, y por medio de la cual minó de dudas e intrigas al imperio otomano.

Cada vez más comprometido Bizancio ante un nuevo asedio turco, pidió ayuda al papa de Roma, pero Europa transitaba épocas de crisis tras el cisma entre católicos y protestantes, por lo cual no le brindo ningún tipo de ayuda al imperio bizantino, quien por siglos frenó el avance musulmán sobre Europa, solo recibiría un aporte de los reinos italianos de Genova y Venecia para enfrentarse los turcos.

Como mencionado anteriormente el imperio gozaba de una hábil diplomacia, el emperador Constantino XI y Murad II logro un acuerdo de paz entre los dos imperios, pero con la muerte de Murad II en 1451 también murió el pacto y su hijo subió al poder, el nuevo Sultan Mehmed II, por lo que se reanudaron las hostilidades.

Con el aporte de militar de genoveses y venecianos Constantinopla se prepararía a resistir un asedio más de los tantos que recibió, la ciudad fue fortificada nuevamente y sus murallas estaban listas para resistir6.

Unos 80 mil solados turcos otomanos regulares atacaron Constantinopla contra un ejército de apenas 7 mil solados, cada vez más agotados y compuesto por solados regulares y por mercenarios.7 No obstante la batalla duró dos meses, dos agotadores meses, pero al finalizar Mayo de 1453, se logro derrumbar una parte de las murallas y el ejército otomano entró en Constantinopla, en ese instante había caído el último resabio del imperio romano. Al ingresar los otomanos en Constantinopla la ciudad fue renombrada a Estambul, su religión cristiana pasaría a la historia, ya que la ciudad seria nombrada capital del imperio otomano cuya religión era por supuesto musulmana.

Tras mil años de vida (324-1453) el imperio romano de oriente, llamado Bizancio también había caído, lo que generó gran repercusión en Europa, con la llegada de los turcos a Estambul se interrumpió el comercio de especias desde la India a Europa, lo que obligo a los europeos a encontrar un nuevo camino hacia las indias.

Ningún estado europeo estaba en condiciones de abordar la reconquista de la ciudad, así como le fue negada la entrada por siglos y siglos a los turcos, los europeos tardarían demasiado tiempo y gastarían demasiados recursos en la misión.

Constantinopla fue una ante muralla para Europa; permitió a los nuevos reinos creados después de la caída de Roma crecer, consolidarse, adoptar la fe cristiana ; resguardados por el imperio bizantino, que los protegía de los musulmanes, a los cuales obligó a expandirse por África y no por Europa, (logaron entrar en Europa por Iberia pero fueron derrotados por Francia a pocos kilómetros de Paris, obligándolos a retroceder y fijar el limite en los pirineo)8, donde recién fueron echados de Iberia poco después de ingresar a Constantinopla.

Para ir cerrando, el lugar donde nació la fe cristiana quedara para siempre en territorio musulmán, y paradójicamente se consolidó donde había sido combatida, en Europa, protegida por Bizancio, y luego exportada a América por mano de los conquistadores europeos.

Tras la caída de Constantinopla, le correspondería a otro imperio frenar el avance otomano en Europa, el imperio Austrohúngaro se enfrentaría con los turcos, pero esta vez el papa de Roma le brindaría el apoyo que le negó a Constantinopla.

*Por Cristian Ariel Suarez. Estudiante de Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Lanús).

 

1 “Il nostro Islam” DI LEO Federico “I dieci Mondi Islamici” pag. 34 Limes 2004 Roma.

2 Ibid.

3 Historia Universal. Tomo III: “La Edad Media”. pp. 286. “La expansión y los estados islámicos”.

4 DI LEO Federico “I dieci Mondi Islamici” pag. 35 Limes 2004 Roma.

5 https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c2/Byzantium1400.png (mapa del Imperio Bizantino previo a la caída)

6 Runciman, Steven: “La caída de Constantinopla 1453”, pag. 108 Editorial El reino de Redonda, España

2006

7 Jorgensen. “Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia”, editorial Parragon Books, 2009, pag. 101-107

8 PAOLINI Margherita “Il nostro Islam” cap. “Dopo Roma” pag. 15-16 Ed. Limes 2004, Roma.

 

Bibliografía:

VEIGA, Francesc “El turco: diez siglos a las puertas de Europa”. Editorial Debate, 2006.

 RUNCIMAN, Steven “La caída de Constantinopla 1453”, Editorial El reino de Redonda, España, 2006.

MAZZARINO Santo “L’impero romano”, Bari 1973.

JOHNSON, Paul “Historia del cristianismo”. Ediciones B, México, 2006.

CARDINI Franco y MONTESANTO Marin, “Storia medievale”, Ed, Universita di Firenze, , 2006.

PAOLINI Margherita “Il nostro Islam” Ed. Limes, Roma 2004,

JORGENSEN, Christer. “Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia,” Editorial Parragon Books, Madrid, 2009.